A finales del siglo XIX la atención de los economistas se centró en el estudio de las capacidades para las negocios y en los factores que determinaban un tipo de beneficio, de esta manera
surge la figura del emprendedor como factor productivo, de riesgo e incertidumbre, agente dinámico e innovador en el desarrollo de proyectos. El emprendedor proviene de la gestión de la incertidumbre.

Leonardo da Vinci, Benjamin Franklin, Wolfgang Amadeus Mozart, Johann Wolfgang von Goethe, Charles Darwin, Thomas Alva Edison, Albert Einstein, Henry Ford… son personalidades de las cuales solemos pensar que todos ellos llegaron a la cima con poco de esfuerzo y gracias a un don misterioso o disposición genética que, a falta de un nombre mejor, denominamos genio. Lo que no sabemos, es que los logros de cada uno de ellos son el resultado a gran medida de un poder que existe en todos nosotros y que se desarrolla mediante la pasión, perseverancia, compromiso y disciplina. Identificar una vocación, dedicarse al aprendizaje y la práctica, apoyarse de un mentor, desarrollar la inteligencia social para aprovechar el conocimiento y valor de nuestra comunidad, abocarse de lleno a la tarea creativa, son pasos difíciles pero satisfactorios, que logran una gran satisfacción sobre nosotros y nuestro entorno.

Joseph Alois Shumpeter nación en 1883 en República Checa, fue ministro de economía en
Austria después de la primera Guerra mundial y maestro en Harvard, dentro de sus principales contribuciones esta la teoría del “espíritu emprendedor” desarrollándola en un ámbito
global e integrándola en un teoría cíclica de los negocios, y en la evolución socio económica
del capitalismo contemporáneo. Shumpeter creía que el emprendedor no es sino una forma específica de liderazgo en general, la posibilidad de generar ganancias, que pueden llegar a ser excepcionalmente grandes, es el señuelo que atrae a la actividad económica a un tipo particular de individuos, regidos por un “espíritu emprendedor”. La voluntad de transformar las condiciones existentes, superar obstáculos y romper con las rutinas, ir contra la corriente y crear cosas nuevas, caracteriza a los emprendedores, “héroes que se atreven a lanzarse a lo desconocido”.

Jimena Gallegos

About Jimena Gallegos

Leave a Reply